La ciudad feliz en Aeleasor

Aeleasor
15 de enero de 2010
Enlace

En su segundo libro, la escritora onubense Elvira Navarro nos sorprende con su estilo claro, que le sirve para ir construyendo la personalidad de sus personajes a cada página. A medida que nos adentramos en las dos historias interconectadas de la obra vemos los matices que emanan de este mundo novelado pero que podemos llegar a palpar como realidades inmediatas.

La primera parte retrata la vida de una familia china que intenta salir adelante con su negocio de comidas en España. Conoceremos sus anhelos, tribulaciones y desdichas desde la óptica de su pequeño hijo. Elvira Navarro nos avisa que no ha intentado dar una visión completamente realista de la comunidad china en España, sin embargo se acerca bastante, demostrando que chinos y occidentales tenemos muchas más cosas en común de lo que se cree.
El otro relato nos sumerge en el mundo de una niña, hija de una familia tipo, que va elaborando su relación con un mendigo mientras la tensión que con maestría va construyendo la autora aumenta a cada párrafo.
Ambas partes tienen en común la búsqueda de la paz interior, la pérdida de la inocencia y una entrada dolorosa en una nueva etapa de la vida. Sin duda uno de los méritos de la obra es la facilidad con la que podemos empatizar con los personajes y sumergirnos en la historia.